Cosmética segura / Intro

Close-up of beautiful  lips with white teeth and red lipstick

Antes de comprar cosmética y productos para la higiene personal, asegúrate de leer bien el etiquetaje y opta por productos libres de tóxicos. Elige productos con envases fácilmente reciclables como el vidrio y que no contengan microplásticos como ciertas pastas dentífricas con función blanqueadora, cremas exfoliantes, etc. Acuérdate que la mayoría de las sustancias tóxicas para el ser humano también lo son para el Medio Ambiente; ya que durante su fabricación, destrucción y/o degradación pueden bioacumularse y además afectar la integridad de seres vivos, sobretodo acuáticos (bacterias, peces, etc).

Las leyes que regulan los cosméticos y productos para la higiene personal son casi inexistentes y ello permite que sustancias que provocan cáncer (=carcinógenas/carcinogénicas) puedan ser utilizadas de forma legal. En líneas generales y a modo ejemplos cabe destacar que: el formaldehído está prohibido sólo en Japón y Suecia y su uso sólo está restringido en la Unión Europea (UE). El alquitrán, el benceno, el óxido de etileno y el cromo sólo están prohibidos en la UE. Los compuestos de cadmio sólo están prohibidos en Japón y UE. El arsénico sólo está prohibido en UE (1).

Se cree que las amas de casa en el Reino Unido entran en contacto mensualmente con más de 680 sustancias ‘preocupantes’ a través de cosméticos y productos para la higiene corporal, detergentes y otras sustancias relacionadas con la limpieza del hogar (2).

La asociación Española de Cosmetólogos y Cosmiatras, para evitar cualquier efecto indeseado por el uso de cosméticos y productos para la higiene personal, hace las siguientes recomendaciones (3):

  • “No comprar productos cosméticos fuera de establecimientos autorizados, pueden ser falsificaciones y por tanto haber sido elaborados sin control sanitario o contener sustancias peligrosas.”
  • “Igualmente, los productos adquiridos a través de comercio electrónicodeben proceder de empresas instaladas en la UE y por tanto sometidas a control. Otros países fuera de la Unión tienen regulaciones menos estrictas, incluso pueden carecer de ellas, y por tanto vender productos más peligrosos para los consumidores. “
  • “Ojo con mensajes engañosos. El uso de las palabras “eco”, “natural”, “ciencia”, “orgánico”, “free” , “0%”, o de mensajes tipo  “con ingredientes naturales”,no están regulados por la ley, son de uso libre y por tanto no hacen más seguros ni confiables a los productos que las contienen, salvo que acrediten los mensajes mediante sellos de control homologados. “
  • “Un producto hipoalergénico no significa que sea mejor que otro, ni inocuo, ni ecológico. Es un producto que ha sido testado en un grupo de personas, pero tampoco asegura que vaya a ir bien para todo el mundo. “
  • “Es recomendable que el consumidor se acostumbre a leer las etiquetas de ingredientes para identificaraquellos cuya seguridad ha sido puesta en tela de juicio por la comunidad científica.”
  • “Respetar las fechas de caducidad y/o PAO. Cada vez son más los cosméticos que indican fecha de caducidad o “fecha de duración mínima”, pero la normativa no lo exige si ésta es superior a 30 meses (la mayoría). El PAO es el tiempo que el producto es seguro después de su apertura. Puede ser 3, 6, 9, 12, 18 o 24 meses. El numero de meses viene reflejado dentro del dibujo de un tarro abierto. “
  • “No usar en niños productos fabricados para adultos. La legislación europea en materia de cosméticos obliga a los fabricantes a realizar una evaluación específica de los productos cosméticos destinados a ser utilizados en niños menores de tres años. Para los niños deben utilizarse siempre productos específicos para ellos. “
  • “Utilizar el producto solo en la zona corporal para el que fue diseñado. De lo contrario pueden aparecer reacciones adversas. Por ejemplo, usando geles de ducha en la zona íntima, una crema facial en el contorno de los ojos, un champú como gel de ducha.

La International Agency for Research on Cancer (IARC), organismo intergubernamental dependiente de la Organización Mundial de la Salud, se dedica a mejorar el estudio del cáncer a nivel internacional. Dicho organismo se dedica a consolidar información científica y clasifica las sustancias químicas en los siguientes grupos (4):

 

Grupo 1: sustancia cancerígena para humanos (120 sustancias)

Grupo 2A: sustancia probablemente cancerígena para humanos (82 sustancias)

Grupo 2B: sustancia posiblemente cancerígena para humanos (311 sustancias)

Grupo 3: sustancia no clasificable en cuanto a su carcinogenicidad para humanos (499)

Grupo 4: sustancia probablemente no carcinogénica para los seres humanos (1)

 

Las sustancias del Grupo 1 más utilizadas en cosmética y productos para la higiene personal son: formaldehído, fenacetina, alquitrán, benceno, aceites minerales, óxido de etileno, metales pesados, cadmio y sus derivados, arsénico, cromo y silicio en su forma cristalina (1).

 

 

Referencias:

1) Chemicals of concern. The Campaign for Safe Cosmetics coalition. Breast Cancer Prevention Partners [Internet]. Actualizado 2018 [citado 18 Noviembre de 2018]. Disponible en: http://www.safecosmetics.org/get-the-facts/chemicals-of-concern/known-carcinogens/

2) 15 chemicals to avoid in cosmetics, toiletries and personal care products. Cancer Active [Internet]. Actualizado 2016 [citado 18 Noviembre de 2018]. Disponible en: https://www.canceractive.com/cancer-active-page-link.aspx?n=224

3) Advertencias de seguridad. Asociación Española de Cosmetólogos y Cosmiatras [Internet]. Actualizado 2018 [citado 18 Noviembre de 2018]. Disponible en:  http://cosmetologos.es/cosmetica%20segura%20advertencia.htm

4) Agents classified by the IARC monographs. International Agency for Research on Cancer. WHO [Internet]. Acrtualizado 2018 [citado 18 Noviembre 2018]. Disponible en: https://monographs.iarc.fr/agents-classified-by-the-iarc/